El seguimiento obsesivo de las estadísticas del fútbol y los rumores sobre los lanzamientos musicales se convirtieron en un seguimiento obsesivo de los reportes de infectados por el COVID-19.

Twitter es un lugar estresante en estos días. Se pueden recibir noticias más rápido que nunca actualizando su timeline, lo que puede ser una bendición y una maldición durante la pandemia del coronavirus.

Probablemente todos conocemos a alguien que se está estresando en este momento desplazándose ansiosamente por Twitter todo el día. Si usted es ese alguien, sepa que hay varias formas de detenerse: bien sea pidiendo ayuda a amigos o usando una aplicación de gestión del tiempo, es totalmente posible reducir su tiempo en esta red social. 


Ver más: Google lanza asistente para atención al cliente por COVID-19


¿Por qué nos hacemos esto?

La Dra. Anna Lembke es profesora asociada de psiquiatría y ciencias del comportamiento en Stanford y se especializa en adicciones. Ella se cuestiona por qué algunos de nosotros sentimos la necesidad de revisar nuestros teléfonos todo el tiempo, incluso cuando sabemos que no hay buenas noticias y que esto no es bueno para nuestra salud mental.

"Lo que sucede es que todos en nuestra vida cotidiana luchamos con la ansiedad de ‘estar flotando en el aire’, y lo manejamos de varias maneras", dijo Lembke. "Muchas de nuestras estrategias habituales de afrontamiento ya no están disponibles para nosotros”. 

En otras palabras, aquellos de nosotros que usamos cosas como el deporte o la cultura pop para superar cada día, ya no podemos hacer eso. El seguimiento obsesivo de las estadísticas del fútbol y los rumores sobre los lanzamientos musicales se convirtieron en un seguimiento obsesivo de los reportes de infectados por el COVID-19. 


Le puede interesar: ¿Ansiedad? Les contamos cómo pueden controlarla


No hay nada de malo en estar informado. Pero en Twitter mucha información termina siendo redundante ya que muchas personas difunden los mismos tweets a la vez. Como no sabemos qué más hacer, podríamos seguir allí sin importar lo mal que nos haga sentir.

"Ese fenómeno ocurre cuando se convierte en una especie de pozo sin fondo donde la gente sigue mirando su timeline incluso cuando no hay información nueva, ni información útil. Eso les provoca ansiedad y, de alguna manera, están en ese vórtice de estado compulsivo constantemente” dijo Lembke.

Abstenerse el mayor tiempo posible si puede

La solución obvia para el estrés de Twitter es simplemente no mirarlo. Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo, ya que es una fuente valiosa de socialización, noticias e incluso ingresos para muchos de sus usuarios. Si no puede simplemente eliminar Twitter de su vida, hay varias maneras de mitigar la ansiedad que surge de mirarlo.


Vea también: ¿Estresados? La mejor Playlist para combatir los días aburridos


Lembke recomendó un tipo de abstinencia medida de Twitter. No por completo. Puede tomar 24 horas libres para ver cómo se siente, y si eso funciona para usted, identifique un día cada semana para hacer una "desintoxicación digital", como lo llama ella. Si un día completo es demasiado, puede darse un "no usar Twitter después de las 8 p.m.", quizá descartarlo las noches entre semana o algo por el estilo.

Podría darse cuenta de que se mantendrá adecuadamente informado sobre la pandemia con solo enfocarse en algunas fuentes de noticias confiables en lugar de sucumbir a la sobrecarga de información de Twitter. Igualmente, si Twitter es una de las principales formas en las que interactúa con sus amigos, otra cosa que podría ayudarlo es hacer de esta abstinencia medida, un esfuerzo grupal.

"Al igual que la forma de aislarse es mucho más fácil de hacer porque sabes que todo el resto del mundo lo está haciendo, resulta más sencillo mantenerse alejado de Twitter si las personas de tu círculo lo están haciendo también", dijo Lembke. Por otro lado, Twitter le permite silenciar las palabras y frases que usted no desee que aparezcan en su timeline. Si desea evitar por completo las noticias sobre coronavirus, esa es una forma de hacerlo. 

Si aún desea seguir las noticias en Twitter pero no puede tomar descansos, puede hacer que su teléfono lo haga por usted: Cualquiera que tenga un iPhone probablemente haya notado esas notificaciones de Screen Time que llegan los domingos por la mañana y le informan cuánto ha usado su teléfonos. Bueno, si ingresa a la configuración de su iPhone, Screen Time tiene su propia pequeña sección (en la misma área que Notificaciones y No molestar) donde puede establecer un período de inactividad cada día. Durante ese período, solo puede hacer llamadas telefónicas y usar aplicaciones que apruebe previamente.

Screen Time también le permite establecer límites de tiempo para aplicaciones específicas. Tal vez solo quiera darse dos horas de Twitter al día, por ejemplo. Los usuarios de Android no se quedan fuera de esto, por cierto, ya que Screen Time está en Google Play Store.

Quizá pueda ser una medida excesiva, pero hay formas de obligarse a usted mismo a dejar de mirar Twitter. La próxima vez que sienta esa punzada de ansiedad en el estómago mientras se desplaza en su timeline, piense en tomar algunas medidas para evitar que vuelva a suceder.


No se pierda: ¡Visitemos Nueva York desde casa!