Su historia nos demuestra que el lazo que se crea entre humanos y sus mascotas es inquebrantable.

Dé play acá para escuchar esta nota:

Seguramente todos aquellos que vieron la película de Hachiko nunca olvidarán la triste historia del perrito que esperó a su amo durante años en la estación del tren después de su muerte. Y claro, a muchos nos gusta pensar que estos seres que nos acompañan durante años son más que eso y que en realidad pueden llegar a demostrar reales sentimientos.

Pues bien, hoy les queremos presentar al nuevo Hachiko que apareció en medio de la crisis del coronavirus, y su historia nos demuestra que el lazo que se crea entre humanos y sus mascotas es inquebrantable.

De acuerdo con una historia que apareció en el Daily Mail, un hospital de Wuhan se topó con un perro que se negó a abandonar el lugar y se quedó esperando por meses a que su dueño se recuperara y pudiera ir a casa, sin saber que el hombre había muerto.


Vea también: Cinco ejercicios para ejercitar a tu perro durante la cuarentena


El perro se llama Xiao Bao (que se traduce como pequeño tesoro). De acuerdo con los reportes, el pequeño perro llegó junto con su dueño, un hombre mayor, al hospital en medio de la pandemia en el mes de febrero, pero, como no se permiten perros en el edificio, se quedó esperando afuera en un punto en el que podría ver a su dueño cuando saliera de ahí.

5 días después de haber llegado al hospital, el hombre murió por complicaciones relacionadas con el virus, pero Xiao Bao no sabía o podía entender lo que había pasado, así que se quedó justo donde su dueño lo había dejado.

De acuerdo con los reportes, después de 3 meses ahí, el personal del hospital intentó hacer que el perro se fuera, pero el peludo se negó a moverse y se quedó exactamente en el mismo lugar en el que creía que su dueño podría encontrarlo fácilmente. Muchas más personas empezaron a notar al pequeño perro quieto fuera del hospital, así que algunas enfermeras comenzaron a llevarle agua y comida para cuidarlo.

Meses después, en abril, cuando el lockdown de Wuhan terminó, el dueño de un supermercado cercano al hospital decidió quedarse con Xiao Bao para que tuviera un hogar y cuidados.

Fuente: GQ


Le sugerimos: ¿Cuál es el origen del meme "En fin, la hipocresía"?