El primer video subido a la plataforma se llama "Yo en el zoológico" y desde entonces ha acumulado más de 90 millones de visitas.

El primer video de YouTube se subió el 23 de abril de 2005. El cofundador de YouTube, Jawed Karim, publicó el video de 18 segundos titulado "Yo en el zoológico" y desde entonces ha acumulado más de 90 millones de visitas. Hasta el día de hoy es el único video en el canal de Karim. "Muy bien", comienza. "Así que aquí estamos, frente a los elefantes. Lo bueno de estos tipos es que tienen una trompa larga", continúa. "Y eso es genial".


Ver más: Cómo convertir su iPhone en un scanner en esta época de teletrabajo


 A diferencia de los videos de muchos creadores de YouTube por estos días, el video de Karim no incluye lo que se considera el cierre más tradicional: "¡Suscríbete a mi canal!" o "¡Dale click a me gusta y comenta!”.  Él termina el video simplemente diciendo: "Y eso es casi todo lo que hay que decir".

Un año después de "Yo en el zoológico", Karim y los demás cofundadores de YouTube vendieron la plataforma a Google por la suma de 1650 millones de dólares. Hoy en día, cuenta con más de 2 mil millones de usuarios registrados que la visitan cada mes, según YouTube.

Sin embargo, en la última década y media la plataforma ha tenido numerosos problemas. Entre ellos: un aumento en los videos de discurso de odio (incluidos los videos de prominentes supremacistas raciales); drama sobre ciertos creadores (incluyendo PewDiePie, una de las estrellas más grandes de YouTube que se enfrentaron a acusaciones de racismo y antisemitismo); entre otros problemas. 

Por otro lado, han tenido varios aciertos: ayudar a crecer a los creadores de contenido (canales como Smosh, por ejemplo); el lanzamiento de YouTube Red, un servicio de transmisión con programas de TV y películas originales; y convertirse en un centro para todo tipo de contenido.

YouTube dice que alrededor del planeta se ven cerca de mil millones de horas diarias de contenido. Y todo comenzó con Karim, en el zoológico.


Le puede interesar: Cómo utilizar twitter durante la pandemia sin caer en ansiedad