Si alguna vez te has preguntado cómo hacer de tu hobby tu trabajo de forma profesional, aquí te contamos:

Los videojuegos sin dudas son uno de nuestros pasatiempos favoritos y de hecho, si amas o te consideras experto, es probable que se te haya pasado por la mente lo maravilloso que sería poder trabajar de ello como un gamer profesional. Por eso, queremos darles una introducción de cómo podrían lograrlo: 

1. Encuentra tu motivación 

Esta regla, como todo en la vida, es tal vez una de las más importantes. Si te motiva querer crecer profesionalmente en todo el sentido de la palabra o tan sólo te mueve el dinero. Ambas válidas, la única diferencia es que la primera puede perdurar con el paso del tiempo y la segunda puede resultar un poco más fugaz. 

2. Elige tu juego 

En este punto se pueden presentar dos opciones: escoger un juego emergente o ir por un juego bien establecido.

En el primero de los casos  la infraestructura y los recursos ya están instaurados para respaldar el gaming profesional. tienen bases de jugadores dedicados y, por extensión, torneos patrocinados con premios lucrativos. La desventaja es que representan escenarios más difíciles para ingresar para los que recién comienzan.

Por su parte, cuando un juego es emergente los jugadores tienen la oportunidad de ayudar a escrutar el juego y hacer avanzar el meta, que tiende a ser más volátil y a dar cabida a diferentes estilos de juego al comienzo. 

 

3. Únete a una comunidad

El gaming profesional se trata tanto del talento individual como de la cultura que rodea al juego. Antes de invertir demasiado tiempo en aprender los detalles de un juego específico, dedica algo de tiempo a curiosear los foros y otros lugares donde se congregan los jugadores. La experiencia te indicará mejor qué te espera por delante, y podrás juzgar si esa senda de jugador profesional está alineada con tus metas y motivaciones personales.

4. Prepárate 

Partamos de las herramientas básicas para lograr un buen desempeño. No dejes pasar por alto la calidad de tus implementos como un buen mouse para gaming y un teclado mecánico. Si necesitas consejos en este punto, lo ideal es que recurras a lo que los profesionales de Esports tienen para decir acerca de los periféricos para gaming que utilizan.

5. Práctica 

Esta regla aplica para todo. Si quieres ganar, debes practicar. De hecho aquí te será muy útil los servicios de búsqueda de contrincantes propios del juego o externos. Primero, domina la mecánica del juego. Concéntrate en adquirir las habilidades específicas para el juego hasta que se incorporen a tu memoria muscular.

6. Avanza 

Si quieres convertirte en un profesional, se requiere un fuerte deseo de ganar en cada fase de la competencia. Esto significa ascender en el tanteador en grupos de juego espontáneos, subir de nivel para la búsqueda de contrincantes y llegar al final de un torneo.

7. Encuentra tu equipo

Este paso sucede una vez te hayas formado como un jugador competitivo y serio y así lo demuestre tu reputación. Jugar con otros, especialmente quienes son mejores, o que tienen habilidades diferentes, es una de las experiencias más valiosas que puede tener un jugador.

 

8. Compite y destaca 

Volverse bueno en el juego es solo la mitad de la batalla. La otra mitad es establecer conexiones que te ayuden a ascender en la trayectoria competitiva. Cuando hayas encontrado tu lugar en espacios más competitivos, empieza a generar redes de contactos. Aprovecha tu posición como oponente de calidad para conectarte con mejores jugadores.

9. Equilibrio

Aunque en este punto ya estés dedicado a los videojuegos debes equilibrar tu vida con algunos momentos alejados de la pantalla. Como todos los trabajos, no puedes estar 24/7 conectado. Ten tu espacio, descansa, socializa, duerme y aliméntate bien. 

10. Vive como profesional

Para evolucionar como jugador, es importante adoptar un enfoque integral con respecto al entrenamiento, uno que incluya el desarrollo de habilidades sociales, la ampliación del conocimiento sobre el juego, encontrar fuentes positivas de motivación y mantener un estilo de vida saludable.


Vea también: