Paola Jiménez, astróloga y tarotista, conocida en redes sociales como @lapao62tuastrologa, nos comparte cómo influyen las fases de la luna en diferentes aspectos de nuestras vidas.

Gracias a las fases de la luna se explican varios fenómenos que pasan a diario. La luna influye en la gravedad de la Tierra, en que las mareas suban o bajen, en que los vientos cambien y que las siembras den frutos, entre otros. Según la Kabbalah, que es la parte mística del judaísmo, las fases lunares tienen intensos componentes energéticos y por eso conviene o no hacer determinadas cosas en cada fase. 

Esto es lo más y lo menos conveniente en cada fase de la luna, según la astróloga Paola Jiménez:

Luna nueva, oscura o novilunio:


Vea también: Cuidado del pelo en cuarentena y tutorial de ondas


En esta luna no vemos el cuerpo celeste a simple vista. 

Momento de introspección. 

Favorable para rituales enfocados a situaciones que inician y que continuarán en el tiempo. También influye positivamente para hacer dietas desintoxicantes o detox.

Desfavorable para intervenciones quirúrgicas, negociaciones y cortes de cabello.

Luna creciente:

La luna en esta fase trae elevadas vibraciones energéticas. Perfecta para trabajo mágico relacionado con amor, éxito, salud, fertilidad, protección y pensamientos positivos. Excelente periodo para iniciar proyectos, registrar compañías y abrir cuentas bancarias. Durante la luna creciente podemos hacernos hidrataciones faciales, cortes de pelo (para que crezca rápido); aplicación de tintes, alisados y afines. También masajes reafirmantes y dietas para ganar peso. Si les gusta la jardinería, es un buen momento para hacer injertos o poner abono.

Luna llena o plenilunio:


Vea también: Consejos y recomendaciones para un maquillaje espectacular


Vemos la luna completamente iluminada. 

Favorable para ritos de fertilidad, sensualidad, adivinación y culminación. No apto para cirugías. Lapso favorable para ejecutar tratamientos de sanación a plantas. Se recomienda tomar mucho líquido.

Luna Menguante:

 

Nuevamente el satélite comienza a oscurecerse para iniciar un nuevo ciclo. Momento de cierre y reflexión. Rituales de conclusión y destierro. En cuanto a tratamientos de belleza, es aconsejable efectuar depilaciones, cortes de pelo (si quieren que se fortalezcan las raíces y mantener la forma más tiempo) También limpiezas faciales, masajes relajantes o drenajes linfáticos, dietas para perder peso; aplicar baños de crema o tratamientos anticaída.

Para terminar, Paola nos regala de su libro “50 Rituales de Prosperidad Para El Año Nuevo”, un ritual para empezar bien en un trabajo nuevo.


Le sugerimos: Cuida de ti y de tu piel en esta cuarentena