Ana Aponte, la paracaidista colombiana que romperá récord

Ana Aponte es una de las paracaidistas más importantes del país, y estuvo hablando con Sylvana Gómez y Camilo Arbeláez en ‘Mañanas 92’, sobre su trayectoria, recorrido y planes para romper un nuevo récord mundial volando de cabeza. Recuerde aquí la entrevista completa:

La colombiana, tiene aproximadamente 11 años de carrera profesional: “Cuando era pequeña ni siquiera sabía que era el paracaidismo, pero era muy buena deportista y trataba de meterme en todo evento que había (…) Todo empezó cuando a la edad de 16 años entré a la universidad y tuve la oportunidad de hacer mi primer salto desde un avión en Flandes, Tolima”.

La bogotana es la única suramericana que hizo parte del récord Guinness de paracaidismo en el que 65 mujeres realizaron una formación con la cabeza abajo y, próximamente tienen planeado romper este récord.

La deportista además, se volvió viral recientemente por un tuit en el que presentó su trabajo y mostró su preparación para la nueva meta.

Al recordar cómo se enamoró de esta profesión y cuando decidió dedicarse a ella, la deportista dijo: Tuve la oportunidad de ir a estudiar y trabajar a Australia. Conocí a una paracaidista francesa llamada Melissa, quien se volvería mi hermana del alma, quien un día me dijo “conocí una zona de salto, vamos a saltar”. De los que vivíamos en el apartamento, fui la única que aceptó, fuimos las dos solas. Salté con instructor, ella me hizo un vídeo. Ver a Melissa volando frente a mí, fue algo que me marcó, fue el quiebre; en ese momento me dije a mí misma “estoy viendo a alguien que amo, volar frente a mí; esto es demasiado increíble, mágico, lo quiero para toda mi vida”.

Ana además contó que lo más bonito del paracaidismo ha sido: “En ese recorrido conocí mi segundo hogar, el Chicagoland SkyDiving Center, allá nos contrataron y puedo decir que es una de las partes más importantes de mi carrera; ahí absorbimos un gran conocimiento profesional, mucho sobre cómo hacer una zona de salto, su organización, es una industria muy profesional. Fue muy lindo hacer parte de esta familia que nos ayudó y nos acogió; hoy, tres años después nos siguen ayudando y apoyando, es nuestra casa y nuestra familia.”